¿Por Qué Soy un Joven Asuncionista?

GONZALO CEA (POROTO), VALPARAÍSO.

Yo, asuncionista.
Creo que la mejor manera de decir que soy asuncionista es que todo comenzó desde mi bautismo, que fue el primer los sacramento que he recibido en esta congregación. Desde ahí, mi vida ha girado en torno a los asuncionistas. Mis padres se casaron en mi cerro con la presencia de la congregación que ya cumplió 100 años hace muy poco. Me inspiré a seguirlos, mirando sus obras en las poblaciones, la ayuda moral ,económica, incluso educacional , pero en especial observando a los padres como Bernardo, Regis , Alejandro , Olivier, Jean Pierre , Ricardo y personas muy ligados a ellos como Oriel y muchos laicos.


En mi camino como joven he aprendido a compartir y adquirir sus ideales de evangelización y misión. Cuando pequeño asistía mucho a misa y miraba como mi madre con fiel devoción nos acompañaba a compartir con los demás, y entendí una vez en primera comunión por qué mi madre se encontraba en ese lugar: los asuncionistas le enseñaron a conocer al señor de una manera diferente, un Dios vivo y real.


Desde esos días me impregné del espíritu de la Asunción. Luego seguí conociendo a Dios a través de jupach, de las misas dominicales, y luego a los 11 años me integre al grupo mariano, otra característica muy descriptiva de los asuncionistas. Luego a mis 14 años integre el grupo de confirmación. En ese lugar fue que conocí definitivamente la vida asuncionista en pleno, su misión, la de proclamar el reino a todos. Poco a poco lo complemente a mi vida cotidiana y cristiana, esa manera de invitar a la gente a vivir en Dios me encantó tanto que desde mis 15 años me integre al grupo de animadores, donde empecé a trabajar con jóvenes para enseñar el reino de Dios de una manera juvenil y viva, y ya llevo 13 años de mis 27 años viviendo la vida plena al lado de Dios acompañados de Uds.


Creo que lo que más le agradezco a los asuncionistas es que de la mano de su misión y su trabajo me enseñaron el valor de la familia, de la amistad, y sobre todo del amor infinito de Dios.


Por eso y por mucho más elegí ser asuncionista.
Saludos y Cariños

ESTEBAN VARAS, VALPARAÍSO.

Soy Esteban Varas, tengo 23 años, y durante los últimos 10, el espíritu de la asunción ha rodeado la historia de mi vida.


Yo no conocí mucho de la congregación hasta que entré a la pastoral juvenil para hacer mi confirmación, a los 13 años. Los animadores y la gente de la comunidad me empezó a impregnar de ese carisma especial, de la fraternidad, del poder de comunión y misionero de la congregación.


Tuve la oportunidad de conocer la historia del padre d’Alzon ,

del amor a Jesús, a María y a la Iglesia, de la misión evangelizadora, y de a poco la fui haciendo parte de mi vida. Cuando me invitaron a participar con jóvenes sentía mucho nervio pues era algo nuevo para mí, pero sentía también esa sensación de que ese era el camino,de que esa era la historia y la misión que Dios tenía guardada para mí.


Durante los 10 años que he vivido participando de la juventud asuncionista de Valparaíso, lo mejor que me ha regalado esta experiencia es la oportunidad de conocer gente muy valiosa, que por cada rincón al que va, por instinto, comparte, educa, evangeliza. Cumple la misión que se nos ha encomendado.

AXEL LILLO, PARROQUIA SANTA ANA DE RENGO.

Bueno mi vida junto a los asuncionistas viene antes de que naciera

Mi abuela que nació junto a ellos frente al monasterio del asunción (actual noviciado latinoamericano) junto a ellos se realizo sus sacramentos y se caso después en la actual parroquia, así sucesivamente mis padres y yo quien me bautizó a los 2 meses de edad.
Siempre desde pequeño fui apegado a ellos lo cual me enseñaban muchas cosas

A los 10 años entre a ser monaguillo en mi parroquia de rengo y al año siguiente me preparaba para la primera comunión a muy temprana edad entre a la pastoral juvenil cuando tenia apenas 12 años de edad en lo que era pre-juvenil siempre fui teniendo cosas mas protagonistas y aprender de lo que era ser un joven asuncionista, a extender su reino y fieles a la comunidad del su fundador el padre Manuel D´alzon.

Con en el tiempo ya formado y también confirmado varios religiosos se formaron mas que compañeros en amigos y lo principal que era trabajar en la vida de Dios.

Siendo animador de diversos grupos juveniles y participando de los encuentros provinciales tanto como campamento misiones y de las distintas comunidades asuncionistas,así hoy he sido comprometido a reconstruir el reino de Dios y proclamar su palabra en mi comunidad de RENGO lo cual trabajo feliz a lo que he sido llamado por el padre Dios trabajando en mi grupo de confirmacion y comunidad de vida y que vez suena mas fuerte la vida asuncionista con laicos jóvenes y religiosos.

KAREN RUIZ HENRÍQUEZ, PASTORAL ASUNCIONISTA DE LOTA.

Creo que explicar que soy asuncionista, se manifiesta desde siempre en mi vida, ya que mi familia me ha inculcado y criado al alero Asuncionista, y desde ahí mi vida gira en torno a esta congregación.


Mis padres, mi abuela y hoy en día mis hermanas realizan servicios pastorales hacia la congregación, y observar que Dios es quien nos llama y guía cada día, es lo que me mueve a seguir sirviendo por completo al llamado de Dios.


Hoy como joven, la vida es una búsqueda de respuestas y hay muchas posibilidades de caminos, pero hoy reafirmo que existe solo una respuesta y camino, y es Dios, y a través de los Asuncionistas e palpado y compartido ideales como la evangelización y misión. Ahora, veo al señor como un Dios vivo y real.

Cuando comencé, fue a través del Movimiento Jupach, donde experimente al Dios alegre y activo, luego en Catequesis de Primera Comunión aprendí que es el alimento de vida de cada cristiano y que es quien nos mueve cada día, después al integrarme en el grupo de Confirmación conocí en pleno la misión y vida asuncionista, y en el momento de confirmar mi fe con Dios y con la Iglesia, también confirme mi compromiso con la Congregación Asuncionista para vivir en una verdadera comunidad de vida y de fe.


Por esto, agradezco a Dios, porque gracias a los Asuncionistas hoy sé el valor de la amistad, amor y familia…


Por eso y mucho más escogí ser Asuncionista…

DANIELA ROJAS KEIDONG, VALPARAISO.

He vivido cerca de la congregación desde que nací, dado que están presentes en todo nuestro cerro, pero llego un momento crucial en mi vida católica en la cual la decisión era netamente mía ¿Dónde realizar mi preparación para la confirmación? Todos me preguntaron porque decidía hacerla en una comunidad pequeña y sin mis compañeros, la respuesta era para conocer gente nueva y si me gustaba y me motivaba ser una nueva monitora para continuar alentando y motivando a muchos jóvenes, y eme aquí varios años después siendo aun aquella joven que quiere impulsar a los demás para que conozcan más a Dios.

Ser joven asuncionista no es lo mismo que ser un joven de otra congregación o diocesano, ser un joven asuncionista significa internalizar y vivir la espiritualidad del Padre d’Alzon en el día a día, significa ser capaz de dejar muchas cosas de lado para poder asistir y participar de actividades tan diversas como lo son misiones y campamento, actividades tan distintas entre si pero que en el fondo ambas reflejan el hecho de vivir a Dios en cada acto que hacemos. Para mí ser joven asuncionista es lo que define mi forma de vida y guía mi camino, ser joven asuncionista es aquello que en diferentes instancias me ha permitido conocer gente maravillosa que hoy forma parte de mi vida.

NICOLAS ROJAS KEIDONG, VALPARAISO.

Cualquier joven puede quedarse acostado en su cama, salir a jugar a la pelota entre otras cosas un sábado en la tarde o un domingo por la mañana, mi caso es diferente yo deje estas cosas de lado por estar mas cerca de Dios.

Mi nombre es Nicolás Rojas Keidong tengo 16 años, pertenezco a la parroquia asuncionista Nuestra Señora de Lourdes del cerro placeres Valparaíso. Llegue a esta parroquia por confirmación, pero no de que un día fui a misa y me inscribí, a mi me gustaba una chica y por eso lo hice, con el paso del tiempo confirmación me quedo gustando porque simplemente no eran clases de religión, era una lugar donde aprendías cosas de Dios, de Jesús, etc. por personas de mi misma edad, por eso me propuse una meta seguir hasta llegar hacer monitor de confinación.

Dicho y hecho me confirme y seguí de monitor, uno también aprende cosas enseñando y una de las cosas que jamás se me olvido fue de que no solo hay santos y beatos hay personas que son venerables como lo es el padre Manuel d’Alzon fundador de la congregación asuncionista, en el primer instante no le tome mucha importancia hasta el momento en que fui a misiones, en misiones uno aprende cosas geniales, conoces gente fantástica y lo mejor de todo llevas a palabra de Dios a otras personas, de ahí en adelante me di cuenta de que hay más cosas importantes en la vida en vez de jugar a la pelota o quedarse en el computador.

A principio de año me designaron la gran tarea de ser el coordinador de mi comunidad, por lo cual estaba feliz, todo lo que había trabajado estaba dando sus frutos. En estos momentos estoy muy animado como coordinador, tengo grandes proyecto para realizar en mi comunidad, pero no me puedo olvidar de una de las cosas más importantes, motivar a niños y jóvenes para formar buenos cristianos en el sentido de la solidaridad y en el servicio hacia los demás.

FLOR RAMOS LÓPEZ. BOGOTÁ-COLOMBIA.

El padre Emmanuel d`Alzon soñaba con una Asunción hecha de laicos y religiosos por el mundo para trabajar por el Advenimiento del Reino en nosotros y alrededor nuestro.

Soy una joven asuncionista porque en mi servicio pastoral dentro de la Parroquia de la Asunción de Nuestra Señora, me he formado en el carisma asuncionista que se resume en el amor a Jesucristo, quien nos da a conocer el amor del Padre, nos enseña a vivir en el amor y la misericordia y da la vida cada día por nuestra salvación; el amor a la virgen María quien desde la sencillez de su corazón acepto con amor la misión que Dios Padre había escogido para ella, fue su sí, el que hizo que la historia de la humanidad y la historia de mi vida se transformara en el servicio y el amor y por último el amor a la Iglesia quien me ha acogido desde mi bautismo y me ha formado en el amor y la generosidad de Dios a través de los sacramentos que me ha permitido vivir y en la entrega que doy en el servicio pastoral.

De esta manera me considero una joven Asuncionista porque la congregación a través de los religiosos y de la formación que he recibido ha hecho que yo me transforme en una mujer creyente pues por acontecimientos dolorosos de mi vida me alejé dela Iglesia, la Asunción me ha enseñado a ver que Dios siempre ha estado conmigo y que en los momentos más dolorosos Él me ha cargado y ha cuidado de mí. Soy Asuncionista porque desde mis capacidades y cualidades me he comprometido con la iglesia en el servicio desde diferentes grupos pastorales. Anunciando el Reino de Dios a través de mi actuar, no soy perfecta pero trato que mi vida se alimente de la palabra de Dios y la oración, pienso que si como cristianos alimentamos nuestro Espíritu, todo lo que hagamos será por el advenimiento del Reino.

ANDRÉS URQUIZO, RIOBAMBA – ECUADOR.

El porqué soy joven asuncionista es una pregunta muy hermosa, con la llagada de los padres Asuncionista a nuestra parroquia San Pedro Licán, me ha encantado el estilo de vida que ellos tienen y como trabajan con la gente de nuestros sectores.

Hoy es un gran desafío ser joven asuncionista, debemos estar atento a las necesidades de otros jóvenes que participan en nuestra parroquia, ser joven asuncionista para mi es identificarse plenamente con el Señor.

Ser un joven asuncionista en nuestro país Ecuador es demostrar el amor tan grande que uno tiene por nuestro padre Dios y por la Virgen María nuestra madre.

Una de las características que tenemos los jóvenes asuncionista aquí en Riobamba, Ecuador ha sido la unión que cada uno hemos tenido en este año, siento que la presencia del Hno. Alejandro nos ha ayudado a consolidarnos como un grupo fuerte en medio de nuestra diócesis, esto lo hemos podido vislumbrar con la actividad de Pentecostés que vivimos como jóvenes en nuestra parroquia. La cercanía que tengo con la comunidad religiosa asuncionista me hace tener un compromiso mayor con lo que vivo y hago, quiero agradecer a los padres de la comunidad, al Padre Marco porque ha confiado en cada uno de nosotros.

Me gusta la unión que cada hermano asuncionista tiene son tan diversos ellos pero son muy comprometido con el trabajo pastoral, eso nos ayuda a nosotros siendo jóvenes, pues el testimonio que ellos nos dan nos hacen ver una sociedad diferente. Quiero expresar que me gusta ser joven asuncionista por la vocación a la que estamos llamados cada uno y por eso estoy siguiendo mi vocación, quiero ser asuncionista cuando sea mi tiempo para serlo, le saludo a cada uno de ustedes desde tan lejos pero sé que con la oración estamos más unidos que nunca.

Con cariño les saludo a todos.

ALEX GUAMÁN, RIOBAMBA – ECUADOR.

La motivación de ser un joven asuncionista surge por enseñar a los demás sobre la vida y obra de Jesús y así poder acercarnos y acercar más a los de más al mismo Señor.

Soy joven asuncionista porque he visto en cada uno de los religiosos el deseo de transformar una sociedad en donde están insertos, esto ha sido muy difícil pero ahí van trabajando día a día por el progreso de nuestra parroquia.

Ser joven asuncionista tiene una gran particularidad, entregarse por completo a la experiencia del Reino de Dios, eso tratamos de hacerlo día a día, de forma especial cuando nos reunimos los sábado en el grupo juvenil, es para mí una gran instancia en donde podemos conocernos cada vez más.

Durante este tiempo en donde hemos formado un gran grupo de jóvenes es un desafío constante, pues el trabajo no solo es del Hno. Alejandro sino más bien, nosotros vemos el compromiso de toda comunidad, eso nos llena de alegría y de ganas por ser como ellos, hombres sencillos dedicado al trabajo según sus responsabilidades, agradezco al padre Marco por confiar en nosotros y el puede contar con nuestra presencia.

Ser un joven asuncionista de Ecuador también tiene sus lindas exigencias estar atento en las necesidades de cada joven que nos han confiado, el poder guiar a cada uno de ellos, teniendo en cuenta nuestras limitaciones, pero lo hacemos y lo hago con gusto.

Tratar de ayudar a los jóvenes para que tomen los caminos correctos, hoy en nuestra sociedad en donde todo es confusión y caos, muchos jóvenes no tienen quienes les guíen, y es así donde la labor de los religiosos asuncionistas y la juventud asuncionista ecuatoriana entra a funcionar para poder ser un amigo en esos momentos inciertos, estoy muy feliz de ser un joven asuncionista y quiero seguir formándome al estilo de la Asunción, trato de tener los mismo deseos del Padre d´Alzon, jugarme por completo por el Reino de Dios.

Dios bendiga a cada uno de los jóvenes asuncionistas, dispersos por el mundo.

CRISTHIAN CASTILLO, RIOBAMBA – ECUADOR.

Significa para mi tener la oportunidad de aprovechar los mejores años de vida que cualquier persona añora, eso sí aprovecharlos de una manera distinta desde la Asunción la cual me acoge como un hijo, ser joven asuncionista significa ser joven de trabajo y trabajo para los demás mediante el compartir.

Ser joven asuncionista me ayuda a estar cerca de Jesús en la cual intento ser instrumento de su obra.

FABIOLA MARISOL CAIZA VALIENTE, RIOBAMBA – ECUADOR.

Hola a todos los jóvenes de la Familia Asuncionista; mi nombre es Fabiola Marisol Caiza Valiente tengo 21 años soy de la ciudad de Riobamba pero durante 10 años tuve la oportunidad de poder viajar al extranjero exactamente a España y en estos momentos me encuentro en mi país y la verdad por una parte estoy muy contenta pero también por otra parte no porque no estoy con mi familia pero bueno sé que en la vida siempre hay que dejar lo que se quiere pero siempre con la presencia de “DIOS NUESTRO PADRE “ porque es el único el que nunca nos abandona.

Ahora paso a contarles que para mí ser joven asuncionista tiene un significado muy importante en mi vida “AMOR, PAZ, FE, CARIDAD” porque gracias a “DIOS” tengo la oportunidad de contarle dos experiencias diferentes en distintos países.

Mi primera experiencia fue en España-Valencia en la” Parroquia de San Miguel y San Sebastián” es donde empezó mi camino con Dios aunque debo reconocer que siempre tenía presente a nuestro Padre Dios pero no le dedicaba tiempo pero desde que entre a la parroquia la verdad mi vida cambio en varios aceptos como por ejemplo en valorar a la personas por lo que son porque todas las personas somos iguales aunque algunos tengamos más o menos dinero porque hoy en día lo mas importante es Dios no las cosas materiales también aprendí a “PERDONAR” para mí era una palabra que ni podía escuchar porque sobre todos los jóvenes somos muy egoísta y muy orgullosos y nos cuesta perdonar o pedir disculpas pero un joven asuncionista cuando entra en el camino de “LA VERDAD Y EL ESPIRITU SANTO”.

La verdad he aprendido muchas cosas sobre la PALABRA DE DIOS que me han ayudado en mi vida. Y la verdad aparte de extrañar a mi familia tengo mucha nostalgias por mis hermanos y hermanas de mi comunidad porque fue un tiempo muy maravilloso que puede vivir con gente de otro país y de diferentes culturas pero que gracias a ellos aprendí a valorar muchas cosas que en la vida yo creía que no eran importantes en mi vida. Pero como bien les dije a ellos que yo siempre les llevare en mi “CORAZON” y sobre todo en la “ORACION” que es una palabra muy valiosas porque solo con ella podemos ayudar a muchas personas.

Bueno por otra parte la segunda experiencia que estoy viviendo es aquí en mi país en la “Parroquia de San Miguel de Tapi” la verdad me lleve una grata sorpresa porque me han acogido muy bien y con mucho cariño, agradezco a los Religiosos por la oportunidad de manera especial al Hno. Alejandro Godoy, por su cercanía y acompañamiento, que sin duda está realizando un buen trabajo con la juventud, se nota por la cantidad de jóvenes que están participando en las dos parroquias, estos gestos me han admirado porque “DIOS NO ME ABANDONA” siempre está conmigo en los malos y buenos momentos.

En conclusión hoy ser joven asuncionista es algo muy importante en la vida de una chica o chico porque se aprende y se viven nuevas experiencias que nunca les puedes olvidar, hoy como jóvenes Asuncionista queremos gastar la vida por el anuncio del Reino en nuestras realidades sociales que vamos viviendo. Con todo esto, quiero contarles mi experiencia, de joven asuncionista, recuerden “Dios es el único que nos protege y nos cuida”.

JOSÉ NARANJO, RIOBAMBA – ECUADOR.

Soy José Naranjo, tengo 17 años y soy un Joven Asuncionista desde que tengo uso de razón, mis padres me llevaban a la iglesia y me han hecho ver que Dios es el proyecto de mi vida.

Desde muy pequeño me ha gustado ir a la iglesia y sentarme siempre en la primera fila, pero llegó un día en que el Hno. Cristian Santana me eligió para que formara parte del grupo de acólitos de la parroquia San Pedro de Licán, y desde ahí me siento muy feliz, junto a mi padre Dios que guía mi camino y que no me falten ganas de seguir adelante como hasta ahora.

Gracias al Hno. Alejandro Godoy que me dio un pequeño empujón para que formara parte de los animadores de la pastoral juvenil de Licán, hoy me siento muy contento por tener el mismo espíritu de los religiosos, durante este tiempo el Hno. Alejandro nos va formando y ayudando a ser mejores hombres y mujeres para desempeñar una buena labor en nuestra pastoral juvenil, la presencia del Hno. Alejandro nos ha hecho ver de una manera distinta la experiencia de Dios en nuestras vidas, sabiendo que nos falta mucho por crecer, pero lo hacemos con mucho agrado, sabiendo que no somos perfectos y con nuestras limitaciones vamos caminando.

Durante 7 grandiosos años he sido parte de la iglesia como acólito principal de Licán, la mayoría de mis vecinos me felicitan por unirme tanto a los Asuncionistas, ahora al ser animador juvenil, me enorgullece tanto, porque este no era un proyecto a realizar en mi vida, pero conforme a los días, las cosas van cambiando también he conocido a varias personas que los considero como mis hermanos porque casi siempre la pasamos iguales.

En fin, debo dar las gracias al P. Miguel Fuentealba por ser la persona que ha guiado mis pasos por todo este tiempo, al Hno. Cristian Santana por ser la persona que me estuvo formando para ser parte de los Asuncionistas, y finalmente al Hno. Alejandro Godoy por ser la persona que me está guiando para ser una persona de bien, el coraje y las energías que tiene el Hno. Alejandro en el trabajo me hacen darme cuenta que Dios llama a los que él quiere, el testimonio de entrega y fortaleza que pone en todas las actividades me ayudan a ser un joven más comprometido con lo que vivo y hago.

Gracias a todos ellos, soy un joven asuncionista y lo seguiré siendo hasta que Dios me lo permita, quiero vivir esta espiritualidad al estilo del P. d´ Alzón para que el Reino de Dios siempre tenga un lugar importante en nuestras vidas juveniles.

MOISÉS URQUIZO SOSA, RIOBAMBA – ECUADOR.

Durante este tiempo he descubierto en la vida de un joven asuncionista el deseo primero de conocer más de cerca a Jesús con esta espiritualidad, por mucho tiempo serví en la pastoral juvenil de la diócesis de Riobamba, Ecuador.

Con el tiempo fui descubriendo otros estilos de vida en el ámbito juvenil, luego me cambie de casa y llegue a la parroquia San Pedro de Licán, donde fui invitado a participar de esta pastoral por los religiosos Asuncionistas que prestan servicio en dicho lugar.

Debo decir que me ha cautivado el trabajo que realizan los religiosos en todo sentido junto a la comunidad parroquial, he participado en distintas actividad en la cual me han confirmado el deseo de seguir siendo un joven que se empapa de esta espiritualidad tan rica y variada. Me encanta el trabajo que estamos realizando en el ámbito juvenil, me gusta la energía y el entusiasmo que los religiosos ponen para realizar una actividad distinta y creativa, me ha llamado mucho la atención, como los religiosos gastan su tiempo en acompañarnos.

Durante este tiempo en el trabajo en conjunto con el Hno. Alejandro, nos ha hecho notar más patente el carisma de la Asunción, doy gracias a Dios por ser parte de la gran familia de la Juventud Asuncionista. Espero en Dios que día a día podamos ser audaces como nuestro gran padre el Venerable Manuel d´Alzon.

Desde estas tierras Ecuatorianas me siento unido a cada joven de la familia asuncionista, que de esta porción del mundo estamos unidos a cada uno de ustedes por medio de la Oración, Dios les acompañe y bendiga.